Pereza y Avaricia

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Vie Ago 20, 2010 9:17 am

Era excitante notar el interior del mayor, y sobretodo sentir que el cuerpo no estaba acostumbrado a esa clase de atenciones y sus reacciones primerizas, verlo retorcerse por la sensación era una delicia para la vista del príncipe.-Ushishishi... ahora entrará otro.- y fue así, poco a poco con delicadeza empezó a introducir la punta del segundo dedo, quería que se acostumbrase ya que algo mucho más grande que eso entraría en él así que solo teniendo la punta metida espero un poco y a los muchos segundos iba introduciendo lentamente.

Sobreexcitado captó como el mayor se empezaba a masturbar y una sonrisa le cruzó la cara, era realmente extraño verle hacer eso, quiso abrir la boca para comentar algo al respecto pero un gemido lo calló, maldito ilusionista ¿como conseguía hacerle sentir así? con tan inexistente experiencia y su forma de ser, no entendía porque narices se había fijado en alguien como él. De tanto estar con él se había dado cuenta de cosas que sentía que no le gustaban para nada, que si hubiera podido se hubiera arrancado. Un asesino no podía sentirse así, le hacía mucho más humano y no le concordaba. Y gimió de nuevo placenteramente sin remedio dejando de pensar.

Y el segundo dedo ya estaba completamente metido empezaba a moverse con lentitud junto al primero, siendo algo más suave que con el primer dedo. Si se sentía así de bien con esos dedos allí metidos ni se imaginaba como sería cuando le penetrara.-Relájate.- murmuró entre jadeos. Ahora los dos dedos se movían lentamente en círculos, y después empezó a sacarlos y meterlos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Vie Ago 20, 2010 10:59 am

La sensación del nuevo dedo en su interior provocó que un escalofrio nuevamente recorriese su espalda, muriendo en un gemido en sus labios. Se sentía frustrado por todo aquello, ¿Cómo había llegado a aquello? Él que era una persona fría y borde, que despreciaba a los demás, en aquellos momentos estaba sumiso completamente al muchacho rubio, dejando que este jugase con su cuerpo a su antojo, aunque más que jugar era torturarle a su parecer.
Se removió un poco agachando la cabeza por unos segundos, estaba acostumbrandose a aquella intrusión, siempre pensó que aquello debía de doler horrores, pero por lo visto no era asi, es más, para el arcobaleno aquello se sentía demasiado bien, más incluso de lo que podría haber imagino; ese sentimiento hizo que desease aun más, quería saber que pasaba si metía otro dedo más.

Alzó la cabeza, dejando ver su rostro de mejillas sonrojadas, los labios rojos de tanto morderselos estaban entreabiertos, jadeante, sus cabellos azules desordenados se colaban por su rostro y sus ojos azules entrecerrados y brillantes de las sensaciones que estaba experimentando. Boqueó un par de veces antes de hablar, ya que las palabras tampoco le salian con coherencia, frustrado de nuevo al ver que no le salían las palabras agachó la cabeza y simplemente movió las caderas en busca de un mayor contacto con sus dedos

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Lun Ago 23, 2010 12:08 pm

Sin esperar mucho más introdujo el tercer dedo, haciendo los mismos movimientos idénticos que hizo con los otros dos dedos. Ya no notaba tanta resistencia y podía mover sin dificultad los tres dedos, dilatando cuanto podía la entrada. El príncipe sabía que faltaba poco para llegar al final y no lo deseaba.-Ushishishi... se te ve follable desde esta posición.- Miró esos labios enrojecidos... daban tantas ganas de besarle en este mismo momento. Movía frenéticamente sus dedos hasta que una vez los sacó y no entraron más.-Ya está.- dijo tomando al ilusionista de los brazos y cambiando la postura, ahora estando Belphegor arriba y el ilusionista abajo.

Besó al mayor, mordiendo sus labios y atacando despiadadamente a su lengua, ahora estaba sobreexcitado, se imaginaba los gemidos y jadeos que Mammon iba a hacer y solo eso bastaba para ponerle ansioso. Puso ambos pies del peliazul sobre sus hombros y se separó del beso, quedando a un par de centímetros de él.-Ahora relájate por favor.- le murmuró rozando sus labios. Llevó una mano a su hombría, aguantándola y guiándola hasta la entrada del mayor, no tardó en estar rozando con la punta.-Si te llega a doler, me lo dices.- y sin decir nada más empezó a introducir el húmedo miembro en la dilatada entrada. Estuvo un rato con solo esa parte introducida, quería que el mayor se acostumbrara y si la metía toda de golpe le haría daño. Ambas manos del príncipe agarraron las del mayor con fuerza y entrelazó los dedos. Belphegor estaba contentísimo... ya por fin oficialmente había desvirgado al ilusionista, había sido el primero y obviamente el último que le tocaría.-Ushishishi, ahora eres impuro.- comentó risueño introduciendo un poco más de su miembro en el interior del peliazul.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Lun Ago 23, 2010 12:26 pm

Con la intrusión de ese tercer dedo sintió como su entrada estaba dilatada de forma que nunca pensó que pudiese suceder, siempre había tenido la erronea idea de que esa zona no podía dar de si tanto, pero se equivocó. Suspiró placenteramente ante el contacto ajeno, comenzaba a acostumbrarse a aquello e incluso lo encontraba placentero.
Oía lo que el rubio asesino le debía, a lo que no contestaba con palabras, solo mirandole directamente a los ojos frunciendo un poco el ceño, pero esa expresión de 'enfado' apenas duraba fugaces segundos.

Cuando sacó los dedos no pudo evitar gruñir un poco, pero rápidamente se vio en la nueva posición, con la que sin darse cuenta enrojecieron sus mejillas de forma adorable, sus ojos azules brillaban a causa de la excitación. Ante el beso cerró los ojos entregandose a él on la misma furia que el menor, dejando ver que estaba también ansioso de que pasase pronto.
Al oir como le decía que se relajase, asintió suspirando y relajando todo su cuerpo, pero apenas duró unos segundos aquel relajamiento, pues notó como el miembro de Bel empezaba a entrar dentro de él, provocando que se tensase un poco. Apretó las manos ajenas que estaban entrelazadas con las suyas.
Sus labios se abrieron dejando escapar un suave y casi inaudible gemido placentero, dolia un poco, pero era soportable.

- Tampoco es que fuese puro anteriormente... - jadeo sintiendo como el miembro ajeno se introducía aun más. Notaba como su entrada iba dando de si a medida que entraba más y más, provocandole un placentero dolor.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Lun Ago 23, 2010 1:22 pm

-Me dijiste que era la primera vez que alguien te tocaba de esta manera.- le acusó mordiéndole el labio inferior, el comentario que había hecho el mayor le había molestado, mucho, más de lo que el peliazul podía imaginar.-Aparte, eres demasiado estrecho para no ser virgen.- hablaba en susurros y le costaba, ya que la sensación cálida que antes había sentido con los dedos lo estaba sintiendo ahora con su miembro. Era la primera vez que penetraba a alguien con cuidado y sin desgarrarle los tejidos , de verdad que no quería dañar al otro.

Poco a poco y costosamente lograba que estuviera todo dentro, no sabía ni tenía idea de cuando iba acabar todo esto, pero no faltaría mucho. Apretó las manos del ilusionista pretendiendo calmarle e hizo la primera estocada, lenta pero profunda. Esa sensación era deliciosa, jamás la había experimentado con otra de sus víctimas violadas, sentía el cuerpo del mayor, lo sentía... y de nuevo otra estocada acompañada de un gemido del príncipe. Se sorprendía así mismo por como se controlaba ya que los gustos del rubio no eran para nada los ''suaves'' como estaba siendo ahora todo. Le gustaba escuchar gritos, desangrar a sus víctimas y cosas parecidas... por eso muchas veces llegaba a casa excitado, pero ahora un simple cuerpo desnudo le estaba calentando de otra forma que él no conocía.

Y otra estocada, miraba el rostro del ilusionista sin perderse ninguna expresión suya, desde ese postura a Belphegor se le podía ver completamente el rostro, eso ahora en ese mismo momento no le molestaba y menos si era Mammon.



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Lun Ago 23, 2010 1:37 pm

- A-ah! - gimoteó, ahora más de dolor que de otra cosa, a medida que iba entrando más profundo el dolor placentero desaparecía, provocando que se tensase aun más de lo que estaba.
Comenzó a pensar que aquello no era buena idea y que quería que parase pues se sentía como si se fuese a romper en dos de un momento a otro, una sensación bastante desagradable para el ilusionista.
Si era posible apretó aun más las manos ajenas hechando la cabeza hacía atrás un poco. De sus labios apenas salian sonidos entendibles, entre gruñidos y algunas maldiciones a causa del dolor.

Soltó una especie de suspiro y jadeo cuando empezó a moverse, a pesar de que el movimiento era lento, las estocadas eran profundas, rozando una zona en su interior que provocó que abriese los ojos y los labios, dejando escapar un sonoro gemido dolorido.
- B-bel, duele... - murmuró mirandole de reojo. Dejo escapar un par de lágrimas que corrieron por sus sonrojadas mejillas hasta perderse en su cabello revuelto sobre la almohada.
La imagen normal del ilusionista, de indiferencia y borde había desaparecido, desde la posición que ocupaba se veía completamente desvalido y adorable.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Lun Ago 23, 2010 2:25 pm

Le lamió las lágrimas que resbalaban por su piel y besó ambas mejillas, lo intentaba relajar de alguna manera pero no sabía como... se le daban mal esas situaciones. Paró de embestirle y volvió a quedarse quieto.-Cuando tu me digas, continuo.- le susurró ahora besando sus labios suavemente, mantenía las manos unidas sin soltar las del arcobaleno, pretendía calmarle de alguna manera u otra.

Proporcionaba besos en la piel del mayor, por todo el torso, el cuello y la cara, suaves y nada ansiosos... ¿Sería como calmar a un animal? tampoco sabía hacer eso, era difícil ¿como pedirle a un asesino que no tenía ni cuidado de si mismo que cuidara de alguien más? él quería cuidar al ilusionista, pero no sabía, incluso pensaba que para el peliazul lo mejor sería alejarse del príncipe si no quería ser dañado, Belphegor sabía que en un futuro dañaría mucho al mayor, no quería eso pero era inevitable, después de todo el rubio era un asesino loco que disfrutaba haciendo daño a los demás.

Suspiró en la piel del ilusionista y le besó de nuevo.-Lo siento.- y otro beso, no podía parar de besar su cuerpo suavemente, compensándole el daño que acababa de hacer, estaba siendo demasiado rápido y encima sabiendo que era la primera vez del otro, se sintió algo egoísta, y por primera vez se sintió mal por serlo... era extraño ya que él presumía de ser egoísta y cosas parecidas, pero ahora le había sentado mal.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Lun Ago 23, 2010 2:53 pm

Los besos que le prorporcionaba consiguieron hacerle relajarse poco a poco, aunque no pudo ocultar la sorpresa que le produjo ver como el principe le trataba con esa gentileza y cariño que nunca imagino que sería capaz de dar a nadie, incluso ni a si mismo.
Soltando las manos ajenas llevó las suyas propias al rostro de Bel, acariciando sus mejillas con ternura, algo impensable en el arcobaleno pero en aquellos momentos decidió dejar aquella mascara que solía llevar y dejarse ver tal como siempre quiso ser.

Incorporó un poco el cuerpo sobre el colchón, apoyandose sobre los codos y beso al menor con suavidad para luego separarse escasos centimetros de sus labios.
- Continua. - susurró contra sus labios para luego sonreirle seguro de lo que estaba pidiendole. Tras ello estiró los brazos y se abrazo por el cuello al muchacho, escondiendo el rostro en el hueco entre el cuello y el hombro.

Todo el cuerpo del arcobaleno se había relajado de tal manera que incluso el dolor que había sentido desaparecio, solo sentía el miembro del rubio dentro de él, sin dolor alguno, es cuando comprendió que el dolor era pasajero.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Miér Ago 25, 2010 2:11 pm

Y tras escuchar esa palabra que le permitía continuar besó en el hombro a Mammon y de nuevo empezó a moverse, ahora mucho más despacio e intentando ser más suave, no haciendo tan profundas las estocadas, prefería esperar a ver como reaccionaba el peliazul a los movimientos de ahora y así intensificar las embestidas cuando viera necesario. No quería volver a hacerle daño, era la primera vez del mayor y debía tener cuidado, no le había gustado nada verle como antes.

Cada estocada que hacía, aunque no fuese profundas arrancaban a Belphegor gemidos, besaba el hombro de Mammon cada dos por tres, como si quisiera seguir inspirandole confianza de que no le va a volver a hacer daño. Se mordía los labios ahora, intentando reprimir gemidos que igualmente se le escapaban.-Eres la primera persona con la que hago... el amor.- para él no era simple sexo como había tenido con tantas personas era algo más, encima que estaba teniendo cuidado y eso era algo extraordinario para el príncipe.

Estaba completamente sonrojado, ahora había aumentado un poco la velocidad y ahora si que la punta de su miembro chocaba contra el punto de éxtasis del ilusionista, a pesar de haberse violado a muchos hombres ninguno le había transmitido esa calidez que le transmitía el ilusionista, y vamos, esperaba que nadie se lo transmitiera.-Mh..Te quiero.- murmuró, no quería que se le escuchase... él no era de decir esas tonterías.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Miér Ago 25, 2010 2:42 pm

A cada estocada, que a pesar de que eran suaves, sentía como su interior se abría dejando paso a cada movimiento, era una sensación realmente extraña y nueva para el arcobaleno. Sus piernas baja hasta su cintura, adoptando una postura mucho más cómoda para el mayor mientras que sus manos abrazaban aun con fuerza su cuello, aferrandose a él como si le fuese la vida en ello.
Podía sentir como el placer recorría en su cuerpo inexperto pues comenzaba a rozar aquel punto en su interior que provocaba que suaves gemidos saliesen por sus labios.

Sus manos pasaron por la cabellera rubia del principe asesino, enredando los dedos entre algunos de sus mechones. Al oir que era su primera vez, el ilusionista sonrió sin que le viese, pensó que de esa forma ambos estaban en iguales condiciones a pesar de que realmente no era así.
Continuaba gimiendo cerca de su oido, las ideas comenzaban a nublarsele nuevamente, era como si una niebla cubriese sus pensamientos, algo irónico, él que era el guardián de dicho elemento, este le ''traicionaba'' en aquella situación.

- Yo también te quiero... - apenas dijo en un tono audible. Había escuchado como el menor se le declaraba y ello provocó que su corazón, que ya latía con fuerza por culpa de la situación, diese un vuelco. Nadie nunca le hubó dicho algo parecido, es por ello que se dejo llevar por la reacción que esas palabras provocaron en él.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Vie Ago 27, 2010 2:10 pm

La respuesta del ilusionista a su declaración hizo que aumentara de velocidad, ahora estaba mucho más rojo si eso era posible, notaba como la cara le ardía. Ahora sus estocadas eran sin miedo a hacer daño al otro ya que parecía que se había acostumbrado a la sensación. Las paredes cálidas antes eran estrechas ahora ya se habían acomodado más o menos al tamaño y a la forma del miembro del príncipe aunque no dejaba del todo ser estrecho... de extrañaba manera excitaba a Belphegor, le daba cierto morbo de que estaba desvirgando al ilusionista.

Y encima lo tenía al lado gimiendo, el príncipe mantenía los ojos cerrados para así solo escuchar sus propios gemidos y los del peliazul junto a la sensación de estar penetrandole. No le faltaba mucho, todo acabaría dentro de unos pocos minutos y el rubio rezaba para que esos minutos fueran eternos. El nombre del mayor salía de su boca junto a los jadeos que ya no intentaba ocultar como segundos atrás, su sueño se había cumplido, desde que llegó el arcobaleno a los Varia siempre ha estado interesado en él y como no, se intentó acercar a él convirtiéndolo en casi su único amigo y en silencio siempre enamorado de él, como siempre vio esa actitud tan distante nunca tuvo valor de lanzarse... y también por su orgullo propio de príncipe. Ahora casi ni se podía creer que lo tenía ahí, en el propio cuarto del ilusionista y estar sintiendo su calor, le costaba ahora diferenciar la realidad y el sueño.

Hasta tenía miedo, miedo de lo que pudiera ocurrir cuando acabaran... aunque por una parte, tenía esperanzas que no pasara nada ya que todo lo que ocurría ahora, Mammon no se lo hubiera permitido a nadie, si el príncipe era el único que podía verle el rostro más de tres segundos entonces podía estar confiado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Vie Ago 27, 2010 2:47 pm

Notaba como su cuerpo comenzaba a sucumbir ante el inminente orgasmo al que estaba por llegar, sin darse ni si quiera cuenta, comenzó a mover las caderas al mismo ritmo que las embestidas del rubio, haciendo que esta fueses aun más profundas, arracando así gemidos más sonoros de los labios del arcobaleno.
Pequeñas gotas de sangre salian de la entrada del mayor, pero no era nada grave, era solo la señal de que había sido desvirgado por completo, y como el dolor había desaparecido, ni si quiera fue consciente de como el líquido rojo corria por sus muslos y se perdía entre las sabanas de la cama del mayor.

- Nnah, B-bel, voy a correrme... - gimoteaba a su oido, mordiendose luego el labio inferior por décimo vez en lo que llevaban, queriendo ahogar los gemidos. Se avergonzaba de ellos ahora que estos eran más sonoros, haciendole sentir totalmente pasivo y desvalido, a la merced del principe.
Sin duda estaba a punto de llegar al extasis, y eso se notaba en las paredes de su entrada, pues estas se estrecharon un poco, atrapando el miembro del menor, por lo que las embestidas eran aun más dificiles de dar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Vie Ago 27, 2010 3:19 pm

El príncipe si que notaba la sangre ajena pero dicho fluido ayudaba a que su miembro entrara mejor ya que podía usarse como lubricante pero por un momento temió si le estaba haciendo daño pero al escucharle gemir y jadear de esa manera le quitaba todos sus temores así que continuó con el ritmo de antes... o mejor dicho, lo intentó porque notó como su miembro estaba siendo apretado por las paredes del príncipe, eso no le ayudaba en nada a aguantar el orgasmo que en unos instantes vendría... estúpido Mammon, y encima con los gemidos, todo, el príncipe no estaba hecho de piedra.

Y escuchando eso último el rubio no aguanto más, se mordió los labios de manera inútil ya que su boca se acabó abriendo para gemir cuando se corrió por primera vez en el interior del arcobaleno dando las más profundas embestidas que podía con la restricción que el ilusionista le había puesto con su cuerpo.-M-Mammon...- jadeaba su nombre una y otra vez. El príncipe ni siquiera se dio cuenta de que las sabanas estaban manchadas de sangre aunque tampoco le importaría mucho la verdad.

Se abrazó con fuerza al ilusionista nada más llegó al orgasmo, respiraba cansadamente y gemía de forma ronca, hacía mucho que no disfrutaba de un orgasmo como ese... y encima era el primero también en correrse dentro del peliazul, le llenaba de orgullo eso, más de lo que uno puede imaginar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Sáb Ago 28, 2010 9:44 pm

Notaba como el cosquilleo en su bajo vientre era mayor por momentos, una sensanción placentera que lograba arrancarle unos gemidos más altos de lo normal, todos llevando el nombre del joven principe asesino. Se sentía avergonzando por ello, pero no podía negar el morbo de aquello.
Entonces fue cuando notó como el menor se corría dentro de él, provocando que la sensanción que dejó el espeso y cálido liquido le hiciese venirse en un gemido más prolongado, manchando ambos vientres con el semen del arcobaleno.

Su respiración agitada y pesada le delataban, había disfrutado como nunca aquella primera vez. Poco a poco fue soltandose del abrazo y dejando caer su cuerpo de forma pesada sobre la cama, entonces fue cuando notó el líquido rojo manchando las sabanas.
Lo miró de reojo pero al no sentir dolor alguno no le dio importancia, pensó que era algo normal siendo su primera vez.

- No estuvo mal... - Murmuró cuando su respiración se hubo normalizado un poco más, a pesar que sus mejillas aun estaban sonrojadas de lo que acababan de hacer.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Lun Ago 30, 2010 2:24 am

Dejó caer su cuerpo al lado del ilusionista, eso sí, apoyando la cabeza en su pecho y rodeandole con un brazo por la cintura... después de haber estado en su interior, no quería alejarse de él, ni ahora ni nunca. Respiraba cansado sobre la piel del príncipe y organizaba sus pensamientos y los reproducía, desde que se había despertado y creído que todo era un sueño hasta que se dio cuenta de que era realidad, que esto había pasado de verdad, seguro que hoy estaba de buen humor todo el día, sin duda.

-Y no te pienses que va a ser el primero y el último.. ushishishi.- murmuró moviéndose, provocando que sus mejillas se acariciaran con el torso de Mammon suavemente, el príncipe estaba siendo mimoso. Y como casi cada vez que llegaba al orgasmo le entraba un hambre impresionante.. sus entrañas no tardaron mucho en quejarse y por culpa de eso el menor se sonrojó poniéndose una mano en el estómago.-Es que te veo y me da hambre.- decía Belphegor risueño.

Estaba animado, incluso se fijó que hacía buen tiempo y le apeteció salir, mañana tenían que volar a Japón... ¿porqué no pasar el día en algún pueblo cercano? al príncipe le gustaba la idea, aunque rápidamente la simbolizó con la palabra cita y se sonrojó aún más de lo que estaba, un príncipe no tenía citas, no podía tener citas, osease no... ¿Pero con Mammon? a Belphegor le enamoraba la idea, y le haría gracia estar con él fuera de la mansión y del ambiente al cual estaban acostumbrados a estar.

-Mammon, Mammon~ ... ¿Nos vestimos y vamos al pueblo plebeyo de aquí cerca?~- preguntaba con un tono de voz bastante animado, de verdad que le hacía mucha ilusión salir con el peliazul.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Lun Ago 30, 2010 12:15 pm

Para el ilusionista no paso desapercibido el buen humor repentino del que gozaba el muchacho, interiormente sonrió, divertido por como un simple acto carnal podía cambiar el humor del inestable asesino.
Ante la idea de salir al pueblo de cerca del castillo hizo una mueca, el arcobaleno no estaba muy por la labor de salir, solo solía salir lo justo y necesario para misiones y poco más, claramente su aspecto y forma de vestir llamaría la atención de todos los habitantes del pequeño pueblo, que a pesar de que conocian la naturaleza de la mansión Varia, preferían no ver a aquellos que vivián allí.

- No creo que sea buena idea. - murmuró incorporandose un poco, quedando su espalda apoyada en el cabecero de la cama, no apartó al muchacho de su pecho, tenerle así no le molestaba en absoluto. Apoyó su mano en la cabeza de este, comenzando a jugar con alguno de sus rubios mechones de forma distraida mientras miraba por la ventana. Realmente hacía un buen día para salir a comer por ahí como había sugerido, o simplemente salir a pasear, pero la idea seguía sin gustarle.

- Prefiero quedarme en el castillo. - Y miró a Bel aun serio, con su expresión de indiferencia de siempre. Imaginaba que si los habitantes le veián a él, vestido con aquella túnica y el rostro tapado, no le dejarian pasar a ningun lado, aunque tampoco le importase mucho. - Estoy cansado después de esto. -

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Lun Ago 30, 2010 5:22 pm

Y se entristeció al escuchar el rechazo del otro, jamás había salido con Mammon para dar una vuelta normal realmente, solo habían comido juntos en el restaurante ese de Namimori que comieron sushi pero nada más, y de verdad que al príncipe le hacía ilusión estar con el mayor... ¿Porqué no podía ser? No le gustaba que le negaran sus deseos, le mordió en el pezón suavemente y dejó de rodearle por la cintura para acariciar sus labios con dos dedos.-¿Tan echo polvo te he dejado?- sonrió succionandole el pezón juguetonamente, luego se apartó y sonrió travieso.

-Ushishishi.. No seas aburrido, quiero ir, no iría con nadie más.- se había movido hasta quedar a su misma altura y le murmuraba en la oreja suavemente, después empezó a lamerle en el lóbulo de dicha parte. Se estaba poniendo cariñoso para ver si conseguía sacarle un 'sí' de su boca.-Por favor...- gimoteaba en su oído como si le estuviera pidiendo un favor sexual. Mordisqueaba la oreja ajena y le introdujo la lengua dentro lamiendo lascivamente.
Le divertía hacer eso, quería ver la reacción del chico.

Empezó a pensar en diversos sitios que podían ir ya tenía decidido que el otro le iba a decir que si, vamos, o lo arrastraría de la cama hasta el exterior así como estaba, desnudo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Lun Ago 30, 2010 6:32 pm

Iba a volver a replicarle, pero derepente sintió como mordía su pezón, dejando escapar una especie de gemido molestó ante aquel acto. Tiró un poco de sus cabellos con la esperanza de que parase, pero entonces le preguntó aquello que hizo que se sonrojase levemente.
- Estoy bien, no me he cansado tanto. - dijo en tono quejoso y molestó dejando escapar un suspiro entrecortado al ver y sentir como jugueteaba con su pezón.

Le miró frunciendo el ceño, esperando que asi desistiese, pero no sirvió de nada, el principe siguió insistiendo, mostrandose más cariñoso de lo normal, aquella forma de insistirle en ir al pueblo no era la que el arcobaleno prefería. Se encojio un poco al notar la lengua en su oido, cerrando un poco los ojos.

- P-para, Bel... - murmuraba intentando apartarle de su lado y que de esa forma frenase sus actos, temia que volviese a pasarle lo de momentos atrás a pesar de encontrarse cansado de ello. - E-esta bien, vayamos, pero estate quieto. - terminó cediendo en tono molestó.
Cuando consiguió separarse le miró con expresión severa.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Jue Sep 02, 2010 1:56 pm

Contento por haber conseguido la respuesta que quería del mayor se separó de él no sin antes darle un beso fugaz.-Ushishishi...Gané~.- decía volviendo a besarle de manera tierna, luego se levantó y se puso la ropa de antes.-Voy a mi cuarto, me ducho, me cambio y vuelvo ¿vale?- le miraba con una sonrisa. Tras hacer un gesto con la mano de despedirse salió del cuarto, caminando con pasos rápidos hacia el suyo ignorando a Lussuria y Levi que hicieron preguntas sobre que hacía en la habitación del ilusionista tan temprano, simplemente pasó de ellos y entró en su cuarto, cerrando de un portazo.-Ushishishi~- de buen humor se desnudó, dejó la ropa sobre la cama y se metió en el cuarto de baño, empezando a ducharse estando largo rato sin hacer nada, con los ojos cerrados y dejando que el agua cayese sobre su rostro... hacía mucho tiempo que no se sentía tan bien.

Se quitó la corona y la dejó a un lado y comenzó a enjuagarse su principesco cabello con cuidado y saña, después se enjabonó el cuerpo con una esponja suave de color azul y tras eso se lavó todo, sin dejar una espuma en su cuerpo. Aún ya limpio se quedó unos minutos más bajo el agua relajado, le gustaba esa sensación del agua casi ardiendo resbalando por su piel... era agradable. Aburrido cerró el agua y salió de la bañera secándose el cuerpo con una toalla y luego tiró la toalla a cualquier lado, se peinó y salió desnudo del lavabo... agarró unos boxers de su armario que eran de color negro cutre.-Mh...?- no sabía que ponerse... ¿Porqué demonios se preocupaba sobre que ponerse? solo iba con Mammon, punto, no era nada especial. Mentira, sí que lo era y mejor aceptarlo. Definitivamente agarró una camiseta de tirantes color violeta a rayas blancas y un pantalon de color verde oscuro que le llegaba hasta un poco más abajo de las rodillas, como le iban algo anchos se puso un cinturón naranja oscuro, como calzado eligió unas botas color negro. Como sentía que le faltaba algo encima agarró una chaqueta que le regaló Lussuria hace tiempo, era de color púrpura claro y tenía una capucha con dos orejas de gato. A gusto con su ropa, volvió al baño y agarró la corona y se la volvió a poner.

Presumido se miraba al espejo, orgulloso de como se veía y salió de su cuarto para dirigirse al de Mammon, y como de costumbre entró sin picar a la puerta, tan contento él.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Vie Sep 03, 2010 12:12 pm

- Esta bien, esta bien, hasta luego...- murmuró desde la cama cuando el rubio principe asesino se marchó a ducharse. Desde allí adentro pudo oir como Lussuria y Levi intentaban saber que demonios había estado haciendo tan temprano en su habitación. Simplemente sonrió incoscientemente. Tras unos segundos de vaguear en la cama, cansado aun de lo que habían estado haciendo se levanto y fue directamente a la ducha. Una ducha rápida, no quería estar más tiempo bajo el agua o se arrugaría y odiaba demasiado la sensación de estar arrugado por culpa del agua.
Una vez que terminó de ducharse, salió envuelto en una toalla y comenzó a buscar que ropa ponerse, pues obviamente no podía ir con sus usuales túnicas largas que ocultaban todo su cuerpo, sería demasiado cantoso.
Es por ello que de mala gana comenzó a buscar en el armario, recordo que Lussuria también le regalo ropa ''normal'' aquella vez que le dio por regalar ropa a todos los integrantes de los Varia con la excusa de que servirián para camuflarse.; 'Al final van a ser de algo' pensaba el ilusionista mientras sacaba la dicha ropa de armario. Esta constaba de una camiseta de color celeste con extraños dibujos que el mayor pensó que eran osos color negro bastante sádicos pues estaban matando a ''personas''; Igualmente se la puso, unos pantalones negros desgastados con unas deportivas bastante curiosas parar el peliazul pues estan eran de cuadros negros y blancos.
Para encima, y siendo este otro regalo del guardían del sol Varia, una sudadera negra enorme con franjas blancas a los lados exteriores de los brazos y, como no, una capucha, la cual enseguida se puso y para su suerte ocultaba parte de su rostro. Lo único malo de esa sudadera era que tenía unas enormes y larguisimas orejas de conejo que caian hacia adelante.

- Tsk... es igual. - Murmuró al ver esas extremidades de tela de la prenda. En el mismo momento en el que termino de colocarse los zapatos, el menor entró. - ¿Ya estas aquí? -preguntó incorporandose y observandole de arriba a abajo. - Así hasta aparentas la edad que tienes. - Bromeó buscando picarle, pero el ilusionista no se quedaba cortó, pues con aquel aspecto incluso parecía de la misma edad que el principe.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Vie Sep 03, 2010 2:27 pm

Con los ojos muy abiertos vio al ilusionista, le quedaba bien, realmente bien vestir normal... bueno.. ''normal''. Esas orejitas de conejo que caían hacia delante eran adorables.-Cállate...- se acercó a él y para hacer la broma se puso la capucha dejando ver las orejas de gato y sonreía ampliamente.-Vamos más o menos a conjunto~ ushishishi...- reía acercándose a su rostro y buscando sus labios, encontrándolos y juntandolos con los suyos propios y lo abrazó con fuerza, le hacía ilusión ver al peliazul usando esas vestimentas solo para salir con él, era todo un honor. Lentamente se separó y le miró con una sonrisa enorme, inconscientemente le agarró una oreja de conejo y estiró con cuidado, divertido.

Se echó así mismo la capucha hacia atrás molesto por tener algo sobre la cabeza que no fuese su preciada corona y se cruzó de brazos.-Ligarás así.- le besaba la mejilla algo risueño y le tomaba de la mano.-Esto podría llamarse cita~- murmuró empezando a caminar y arrastrando al ilusionista, el príncipe estaba contento y animado, no quería perder más tiempo. Podría ahora compararse con un niño que arrastra a su madre hacia la calle para que le compre un helado o un juguete... así estaba Belphegor. Lucía una gran sonrisa de felicidad que pocas veces había logrado sacar, y ahora gracias al ilusionista volvía a lucirla.

Tarareaba una canción y todo, bastante alegre y feliz, aferrando fuertemente la mano del peliazul y abriendo la puerta del castillo. Salieron al exterior y Belphegor tomó el camino del pueblo más cercano. El príncipe ya tenía pensado algunas cosas que hacer para divertirse con el ilusionista... a la vez se sentía algo avergonzado porque estaba comportándose como una adolescente enamorada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Invitado el Sáb Sep 04, 2010 4:48 pm

Ante tanto comentario referente a su aspecto con aquella ropa, el ilusionista se sonrojó, agachando la cabeza un poco y tirando de una de las largas y enormes orejas de conejo de la capucha de la sudadera. Al ver como Belphegor iba con ropas similares, se sintió algo más cómodo, no mucho, pues no estaba echo para ir vestido así, pero algo es algo.
Respondió al beso del menor con gusto, increiblemente había echado de menos sus labios a pesar de que hacía escasos minutos en el que hubieron besado por última vez. Se gruñó a si mismo mentalmente por estar sintiendo aquel sentimiento tan molesto e inútil para el arcobaleno.
Tras separarse se le quedó abrazado mirando como tiraba de las orejas de su capucha.

- No quiero ligar con nadie. - respondió en un murmuró molesto mientras era besado en la mejilla por el rubio. - Si, casi podría ser una cita...- dijo mientras caminaba junto al principe asesino, sin darse cuenta él mismo caminaba a su lado sin oponerse a ello en lo más absoluto.
De vez en cuando miraba curioso alrededor, observando atento al principe y luego al camino por el que este le estaba guiando.

-¿Qué vamos a hacer en el pueblo? - preguntó al ver hacía donde les llevaba el camino.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Pereza y Avaricia

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.